Salsa, un género bailable singular
5 (100%) 1 vote

Bailadores de Salsa

Salsa, un género bailable singular

A la hora de hablar de Salsa moderna como género bailable no podemos olvidar hablar de sus raíces. En ese sentido es importante mencionar el Danzón. Un baile cubano de pareja muy parecido que se caracterizaba por la proximidad de los bailarines. Otros de sus precedentes serían el Son, la Guaracha, la Rumba, el Chachachá y toda una mezcla de ritmos españoles y afrocubanos.

Países como Puerto Rico, Venezuela, Colombia, EE. UU y República Dominicana, también pusieron sus raíces (Cumbia, Merengue, Bachata, Jazz, etc.) en la Salsa que hoy conocemos. En conclusión, es la Salsa la combinación de géneros musicales cubanos fecundados por otros ritmos y melodías extranjeras.

Aunque existan pasos esenciales a la hora de bailar Salsa, también existen diferentes estilos de este baile que responden a las raíces del lugar de donde provienen. Las diferencias no solo son reconocibles dentro de los pasos del baile, sino que también redundan en la manera de sostener a la pareja, posturas, gestos e incluso el uso del tiempo.

A pesar de que la Salsa es un género musical bailable en pareja, con su evolución ha ido dejado atrás dichas ataduras. Hoy en día es posible bailar Salsa sin pareja y disfrutar de la música tal como si se estuviera acompañado. Un aliciente para el bailarín que no encuentra compañía y se vuelve loco por dar unos pasos. Por otro lado, también es común ver bailando a mujeres en pareja en ausencia de un varón que baile.

Ruedas de Casino, otra forma de disfrutar la Salsa

Otra de las evoluciones de la Salsa son sin duda las Ruedas de Casino. Una forma más de bailar este género musical, pero en grupo. Las primeras Ruedas de Casino de Salsa tomaron auge en los años 70 en Cuba. Fueron llamadas “Ruedas de Casino” haciendo alusión al Club Casino Deportivo de La Habana. Un club que durante los años 50 también fue utilizado para realizar ruedas bailables de otros géneros como el Chachachá, la Guaracha, el Son, etc.

La esencia de las Ruedas de Casino consiste en el baile de Salsa de varias parejas ordenadas en círculo. Todas las parejas son guiadas por un líder que va dictando a voz los pasos que deben hacerse. Durante cada maniobra podrá realizarse un cambio de pareja o no, según lo “cantado” por el líder. Dentro de las Ruedas de Casino es imprescindible conocer el nombre de cada maniobra para su debida ejecución.

Proyección de su movimiento

La Salsa es uno de los géneros bailables más expresivos de la cultura musical. Su proyección refleja la sensualidad femenina junto a la expresividad masculina. Durante cada maniobra del baile el hombre deberá guiar a su pareja con habilidad, mientras que la contraparte femenina corresponderá a sus movimientos. Toda una coreografía apasionante que resulta atractiva tan solo mirándola.

El hecho de que la Salsa también sirva de entretenimiento visual, ha hecho que la proyección en su ejecución se vuelva todo un espectáculo. Cada pareja ejecuta un show atrayente en el que hacen alarde de su habilidad como bailarines. Como resultado, el hombre busca hacer maniobras cada vez más complicadas, mientras que la mujer hace derroche de su feminidad con movimientos sensuales. Podríamos decir que la proyección de la Salsa se concentra en el saber guiar de la parte masculina y el saber dejarse guiar de la parte femenina.

Ropa para bailar Salsa

Ropa cómoda para bailar Salsa

Bailar Salsa requiere de mucho movimiento y estabilidad en la pista. Esto supone ir vestido cómodamente si se quiere aprovechar al máximo la oportunidad.

En general es aconsejable utilizar prendas cómodas y ligeras a la hora de bailar Salsa.  Utiliza la prenda que más cómoda te sea y con la que mejor te sientas.

En el caso de las mujeres, si quisieran distinguir, lo aconsejado es utilizar vestidos o faldas en forma de campana. Prendas ideales para lucir en cada vuelta y dar sensación de mayor movimiento. Mientras que si se quiere rendir y lucir en la pista, lo ideal es utilizar zapatos cómodos y de tacón alto.

La ropa utilizada por el hombre por lo regular no tiene muchas exigencias. Solo evitar usar prendas muy ajustadas cuyas costuras pudieran estallar durante alguna rutina del baile.

En fin, la Salsa es alegre y contagiosa, un género bailable amado por todos los bailarines. Aunque parezca difícil, sus rutinas no son tan complicadas de aprender, y con la práctica, es posible llegar a dominar su estilo de manera impecable. ¿Te animas a aprender?, ¡¡¡Cuenta con Farray’s para eso!!!